Historias

Limpio al fin

La mayoría de los miembros de la Iglesia United Community Church son agricultores. Antes de ser parte del programa, la gente vivía egoístamente dependiendo del apoyo del gobierno. Iban a los brujos cuando estaban enfermos o cuando querían mejorar sus vidas, haciendo sacrificios con animales. La relación entre los miembros de la comunidad no era buena. La mayoría de las familias no tenían inodoros y había basura por todas partes. El desagüe estaba lleno de basura mal oliente. Muchas veces estudiantes voluntarios del gobierno habían ido a limpiar la comunidad pero siempre se volvía a ensuciar. El gobierno local motivaba a la gente a mantener el área limpia pero nadie le hacía caso. En días lluviosos, el olor a basura perturbaba a la gente. Después de participar en el TCT, las iglesias empezaron a cuidar el medio ambiente. La mayoría de creyentes habían construido sus inodoros y un cobertizo para sus animales. Las iglesias comenzaron las acciones de amor – limpiando el sistema de desagüe y el basural. Inicialmente había solo 10 personas que estuvieron dispuestas a ayudar, pero conforme hacían más proyectos, más gente se les unió. Como resultado, pudieron hacer toda la limpieza necesaria. Cuando los miembros de la iglesia vieron los resultados positivos de los miembros de la comunidad, muchos de los creyentes animaron al pastor a extender sus esfuerzos a otras comunidades también. Las personas de esas comunidades estaban sorprendidas, comentando que “solo la iglesia tiene corazón para la comunidad.” Cuando el gobierno se enteró de lo que estaba sucediendo, visitaron dichos lugares para verlos por sí mismos. El gobierno fue de mucho apoyo y continuamente compartía acerca de lo que la iglesia había hecho y alentaba a los miembros de la comunidad a escuchar al pastor.

En una de esas reuniones había un ministro del gobierno que odiaba a la iglesia. Siempre encontraba pequeños motivos para quejarse de los cristianos, pero cuando vio lo que había hecho la iglesia por la comunidad y vio el cambio de vida de los cristianos, él los alabó. Dijo que deseaba que todas las comunidades creyeran en Dios para que la sociedad pudiera mejorar.

Ahora hay más gente que va a la iglesia. El edificio de la iglesia ha quedado chico y están planificando comprar un terreno y construir un edificio más grande para que todos puedan asistir.